Las cinco etapas de desaprendizaje

La semana pasada la semana pasada participé como ponente en el evento UrbanExpertMeeting 2020. En la mesa redonda sobre empresas y ciudades 4.0 el moderador nos lanzó la pregunta:

¿Digitalización o personas?

Si hubiera que elegir, sin duda elegiría personas.

Porque asumir la responsabilidad es un ejercicio de desarrollo personal.

No es posible la transformación al paradigma digital de ninguna empresa ni organización sin personas que se responsabilicen de cambiar.

En nuestro entorno actual, tan incierto y complejo, donde escuchamos a tantos “expertos” de un mundo que ya no existe, la parte más difícil es desaprender.

Desaprender no tiene nada de tecnológico.

Igual que asumir la propia responsabilidad, desaprender es un proceso de autoconocimiento personal.

Hoy os cuento cómo en nuestra transformación digital, hemos ido evolucionando por las cinco etapas de desaprendizaje que nos están permitiendo explorar nuevas realidades.

1.- Construir una intención que va más allá de nosotros mismos.

Los que somos profesionales convertidos en microempresarios, ya partimos de una vocación de servicio. Es posible que la pandemia nos haya dejado sin suficientes clientes que encajen bien en lo que nuestras capacidades pueden ofrecer. En cualquier caso, asumimos la responsabilidad por nuestros resultados, asumimos que tenemos que cambiar y aprender a cambiar.

2.- La segunda etapa es observar, observar, observar. 

La limitación más importante para una transformación personal no es la falta de visión o de ideas, sino la falta de empatía con necesidades existentes que no estamos percibiendo. Muchos profesionales hemos sufrido el síndrome de “Cuando tienes un martillo todo lo que ves son clavos”. Las prisas nos anestesian y no nos dejan sentir. Nadie cambia si no siente algo. La pandemia nos ha enseñado cómo las necesidades de las personas han cambiado.

3.- Conectar con lo que nos inspira.

Iniciamos la transformación personal cuando algo nos importa porque nos afecta profundamente y necesitamos hacer algo al respecto. Conectamos con lo que nos inspira y con nuestra voluntad (el querer hacer), que permitirá emerger a nuestro conocimiento interno. La esencia de esta fase es que el yo actual y nuestro mejor yo futuro se encuentran y empieza a tener sentido ir dejando el yo actual para poder ser el yo futuro. Para mí, poder ayudar a personas es el punto de conexión que siempre está presente. Pienso que sin conectar vida personal y trabajo nunca lo hubiera descubierto. La pregunta relevante para buscar la conexión es ¿qué le diría vuestro yo dentro de cinco años a vuestro yo de hoy? ¿Como lo haces si no tienes libertad para elegir tu futuro? Sin tener mi propia empresa no habría podido.

4.- Construir el futuro.

Cuando dejas el martillo y cambias la mirada, aparecen nuevas oportunidades. En la era digital, aprender de los datos es una asignatura pendiente para todas las empresas. ¡Es una oportunidad! Percibir nuevas necesidades es un “superpoder” para poder prototipar nuevos servicios con ejemplos reales para explorar el futuro que todavía no existe. Al llegar a esta etapa, podemos hacernos mejores preguntas desde las que afloren nuevos retos. La tecnología podrá potenciar las soluciones que podemos encontrar a los nuevos problemas identificados. ¡Innovación sí o sí!

5.- Personalizar lo nuevo en los ecosistemas existentes.

Es el último nivel y se trata de hacernos la pregunta: ¿cómo encaja mi empresa en todo esto? Ver y actuar como personas desde la globalidad nos debe permitir revisar lo que se ha aprendido, lo que funciona y lo que no. Con esta nueva mirada es posible colaborar con distintos grupos de interés que también entiendan el sistema de forma holística.

La era de la colaboración es un futuro apasionante para aquellos que decidan desde hoy mismo aprender a aprender, con el fin de construirlo; un futuro inquietante para los que no lo hagan.

Si quieres que te explique como gestionamos la incertidumbre actual en nuestra empresa y con nuestros clientes, es posible que pueda ayudarte a tener más claridad en tus objetivos. He reservado algo de tiempo para poder tener algunas sesiones 1 a 1.

Me encantará que hablemos en los próximos días.

>>>RESERVA TU CITA<<<<

¡Hablamos pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *