La sorprendente verdad acerca de las pymes

A las empresas que no son grandes o medianas, les llamamos pymes o micropymes.

El constante mensaje de “las pymes necesitan ayudas” es muy generalista y superficial.

La verdad es que las pymes “no existen”.

Es una etiqueta que nos habla de la forma jurídica y no nos dice absolutamente nada de la persona que hay detrás.

O más bien de la persona que hay delante.

Según una investigación realizada sobre pequeñas y medianas empresas en Gran Bretaña, es posible clasificar a las personas que dirigen pymes en cuatro tipologías:

1.- Supervivientes. Es el grupo más importante y se sitúa alrededor del 50%. Emplean a pocas personas y sus ingresos son bajos. No tienen voluntad de asumir mayores riesgos, y tampoco tienen capacidades de gestión o de toma de decisiones.

2.- De bajo crecimiento. Se sitúan en este grupo un 20% de las pymes. Tienen ambición a nivel de ingresos y suelen ser muy buenos en el ejercicio de su actividad. Son capaces de asumir ciertos riesgos, pero controlados. Operan en entornos donde el cambio es gradual. No están suficientemente capacitados a nivel de gestión y tampoco saben delegar.

3.- Buscadores de estilo de vida. Desean conseguir signos visibles de estilo de vida que marquen la diferencia. Aprenden rápido y gestionan bien hasta escalar. Cuando ya han crecido y conseguido sus objetivos, cambian su actitud respecto al riesgo. No tienen aspiraciones de crecer más allá de un cierto punto.

4.- De alto potencial de crecimiento. Tienen real ambición de ganancias y tienen capacidades de gestión. Se basan en trabajar en equipo y en entregar valor. Tan sólo un 5% de las personas que emprenden encajan en esta categoría.

Es cierto que la capacidad de gestión es baja o inexistente en la mayor parte de las pymes.

¡Se necesitan muchas capacidades para afrontar la complejidad!

La de gestión es una de las importantes, pero no es la única.

La generalización de la denominación de pymes del “discurso oficial” hace que pasemos por alto el cambio que se ha ido produciendo en la última década.

Muchas de las personas que han creado sus propias empresas son profesionales que han salido huyendo de sus antiguos empleos.

Emprender es natural para una parte de las personas. Muchas de ellas crean negocios y empresas. Es un ciclo que no se detiene.

Tenemos nuevas oportunidades gracias a que se están creando miles de pequeñas empresas buscando la libertad de su carrera profesional.

La economía digital lo permite.

La transformación digital (que es humana) sólo es posible cuando, en lugar de intentar prever los riesgos, nos atrevemos a enfocamos en las oportunidades.

¿Asesoramiento a pymes?

No. Las pymes no existen.

Existen las personas que las dirigen.

El problema de la dificultad de gestión y dirección siempre es el mismo.

La solución, como cada persona es distinta, siempre es diferente.

¡Seguimos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *