Empezamos por la comunicación

Tras unos días de descanso, volvemos con más energía y claridad en el foco para impulsar nuestra transformación digital.

Uno de los pilares clave de nuestra estrategia transformadora es la comunicación.

Comunicar quienes somos, a quien ayudamos y como lo hacemos es el relato evolutivo de nuestra transformación.

Nos ayuda a aprender y desaprender a medida que avanzamos.

Nos motiva porque puede ayudar a otros a impulsar su propio camino.              

Todo lo que hemos aprendido se basa en nuestra experiencia trabajando por proyectos.

Trabajar por proyectos exige mucho a nivel de comunicación.

Una parte importante del proyecto es gestionar en mayor o menor medida problemas de comunicación con las personas que son interlocutores de los clientes con los que trabajamos.

La comunicación es un problema común en la mayoría de las organizaciones. Pero puede que no aflore hasta que no se desarrollan proyectos transversales.

El objetivo de la comunicación debe ser asegurar un flujo fluido de información útil entre las personas. Cuando este diálogo no fluye, ponemos en “el laboratorio” los malentendidos para intentar evitarlos la próxima vez, y para aprender de ellos.

En la situación de incertidumbre actual, ha aumentado de forma notable la importancia de la persona que trabaja las cifras económicas y financiera de la empresa. Pero sin comunicación transversal de la información, los problemas pueden quedar ocultos en luchas departamentales que desenfocan el problema real.

Cuando empezamos un proyecto de valor, empezamos por definir la necesidad. Es el primer acto de comunicación necesario para acabar el proyecto con éxito.

Para llevar a una empresa de una situación A (no deseada) a una situación B (mejor), antes de empezar el proyecto, es fundamental establecer bien las bases de cómo será la comunicación.

Es un buen comienzo, aunque hemos comprobado que no garantiza una comunicación exitosa. La comunicación no verbal, los gestos y acciones, los silencios también comunican y trasladan mensajes. Lo que no se dice, puede conducir a situaciones donde ambas partes no confían o no se sienten cómodas y los mensajes pueden ser malinterpretados.

Nosotros entendemos la comunicación como el diálogo abierto orientado en ayudar a nuestros clientes a que consigan resultados.

Hemos aprendido que sólo podemos comprometernos con proyectos en los que realmente conectamos con la necesidad del cliente. Porque lo que dice que quiere el cliente muchas veces no coincide con la necesidad que tiene.

Ha sido un filtro exigente, porque nos ha obligado a renunciar a proyectos que nos habrían hecho crecer más rápido.

Si creces “sin filtro” puedes estar sembrando problemas en la “digestión” de dicho crecimiento.

Tal vez no hayamos querido realmente crecer más rápido.

Lo que queremos es progresar.

Queremos que crecer sea la consecuencia de progresar y no al revés.

Hemos puesto el foco de nuestra estrategia transformadora en la comunicación.

Queremos ser un canal y explicar nuestra historia evolutiva a medida que avanzamos. Queremos acelerar nuestra transformación ayudando a otros asesores a impulsar la suya.

Si te dedicas a asesorar empresas, podemos tener una sesión 1 a 1 y te explicaré cómo mejorar nuestra comunicación ha mejorado nuestros resultados y los de nuestros clientes. Puedes reservar aquí.

¡Seguimos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *