Contar lo que importa

La mejor manera de sentir que tienes el control de tu negocio es aprender a tomar decisiones con datos.

La mejor forma de ayudar a un empresario a que sienta que tiene el control de su negocio es que aprenda a interpretar sus datos económicos y financieros.

La decisión más difícil es si seguir “aguantando” o no, cuando el negocio va mal.

Muchos empresarios no saben hacerlo solos.

Además de la capacidad técnica, hay un obstáculo más humano.

Es muy difícil separar tu negocio de tu persona.

Queremos creer que todo mejorará.

Es mejor decidir con datos para no engañarnos y evitar que decidamos con las emociones.

La incertidumbre actual ha transformado la conciencia sobre la importancia de la información del negocio.

Facturar más no es ganar más.

Facturar menos no implica ganar menos o perder.

Los servicios profesionales de contabilidad son indiferenciados.

Todos los despachos ofrecen el servicio de contabilidad.

Los clientes, antes de contratarlo, no perciben ninguna diferencia entre uno u otro.

En cambio, ayudar a una persona a interpretar los datos de su negocio es un servicio de alto valor.

Cambiar el para qué utilizamos la contabilidad cambia todo el proceso.

Nosotros utilizamos la contabilidad de nuestros clientes para explicarles la evolución de su negocio.

El proceso es el siguiente:

1.- Dar valor a quien lo recibe.

La persona que recibirá el resultado del proceso contable no es contable ni financiero. Para que el empresario reciba un mayor valor de la contabilidad, hay que poder trasladar información clave sobre su negocio en un lenguaje común. 

El valor está en la comunicación.

2.- Eliminar desperdicio.

Eliminar desperdicio es decidir previamente cuales son los datos críticos que formaran parte del relato del negocio.

Aunque podamos disponer de muchos detalles de datos e información contable, hay que tener presente eliminar al máximo todas las tareas que no aportan valor final.

3.- Entender los procesos que deben fluir

Cualquier proceso de asesoramiento es una colaboración con el cliente.

Cuantos menos obstáculos existan en el traspaso de información, más efectivo será el proceso. La digitalización facilita la automatización de muchos de estos procesos.  

4.- Empoderar

Las personas que están más cerca del problema son las que suelen tener más capacidad de resolverlo. Demasiadas veces, no disponen de la capacidad de gestión.

Es importante capacitar a las personas del equipo para que puedan identificar señales de que algo está fallando en el proceso de dar valor, mucho antes de que llegue a la comunicación con el cliente.

5.- Mejora continua

Todos los empresarios no dejan nunca de adaptar sus negocios a los cambios de sus clientes. Para adaptarse al nuevo contexto, cada vez necesitaran disponer de información de más valor.

Necesitarán tomar decisiones y lo harán mejor si se sienten apoyados.

La incertidumbre actual no es más que la certeza de que todo cambiará.

Afrontar la transformación es cambiar y no dejar de cambiar.

¡Seguimos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *