¿Cómo tomamos decisiones?

Lo más difícil de dirigir una empresa es tomar decisiones sobre las personas.

Para tomar decisiones difíciles necesitamos un marco de referencia que nos ayude a no guiarnos simplemente por la intuición.

Tampoco es una buena guía dejarnos llevar por nuestras emociones.

Las herramientas útiles para gestionar la empresa deben tener en cuenta que a las personas no las podemos gestionar. En vez de eso, se trata de empoderarlas.

El marco de referencia para dirigir debe ser necesariamente holístico.

La palabra holístico indica que un sistema se analiza como un todo, de manera global e integrada. Sólo podemos entender cómo funciona una empresa si la miramos de esta manera, y no como la simple suma de sus partes.

Os cuento los seis pilares fundamentales para hacerlo, que forma parte de nuestra forma de entender la gestión empresarial.

1.- Define lo que estás gestionando. Este es el principio fundamental. Gestionar tu empresa es gestionar un ecosistema de personas.

¡Tu empresa no es una máquina!

2.- Define lo que quieres ahora y lo que quieres en el futuro. Define objetivos y las acciones necesarias para producir los resultados que quieres.

¿Qué quieres que pase?

3.- Observa primero, y después decide cuáles serán los indicadores que reflejarán mejor la salud del ecosistema.

¿Cómo mides el progreso?

4.- No limites las herramientas de gestión que utilizarás. Los recursos que necesitas son dinero (por supuesto), materia prima y/o servicios, tecnología, un equipo de personas y no te olvides de la creatividad humana para resolver problemas.

¿Cómo sabes que estás teniendo en cuenta todos los elementos clave?

5.- Contrasta tus decisiones. Hazte preguntas que estén diseñadas para asegurar que tus decisiones son social y financieramente acordes para el corto y el largo plazo.

 ¿Cómo contrastas tu perspectiva?

6.- Monitoriza proactivamente, antes de que el sistema de gestión esté en desequilibrio. De este modo, podemos tomar acciones correctivas de forma ágil, antes de haber quebrado el ecosistema.

¿Cómo te adaptas al cambio constante?

 

La parte más importante es que asumas que tu plan no es perfecto y que uses un ciclo de retroalimentación de información que incluya monitorizar con anticipación las señales que indican problemas. Ajusta y vuelve a planificar cuando sea necesario.

¿Parece fácil? ¡No lo es! Hay mucha prueba y error detrás, aunque si quieres gestionar tu propia empresa y vivir de ella, es mejor que lo hagas con un sistema para tomar decisiones.

 

Si necesitas herramientas que te den seguridad cuando tomas decisiones sobre el futuro de tu empresa, es posible que pueda ayudarte. He reservado algo de tiempo para poder tener algunas sesiones 1 a 1. Me encantará que podamos hablar en los próximos días.

>>>RESERVA TU CITA<<<<

 

¡Hablamos pronto!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *